La favela (in)visibilizada…

Hace poco el diario británico The Guardian elaboró una lista con las mejores películas de acción de todos los tiempos encabezada por clásicos como “Apocalipsis Now”(1°) y “Ciudad de Dios” (6°). En el 2007 Tropa de Elite marcó un nuevo fenómeno social, no exento de polémicas, siendo vista solamente en Brasil por más de 12 millones de espectadores. Ambas películas tenían en común el retrato de una favela violenta, de drogas, con jóvenes delincuentes y policías corruptos, poniendo otra vez el dedo en la llaga ante uno de los aspectos más dolorosos y críticos de la sociedad brasilera.

Poco y nada se ha escrito en cambio, sobre producciones como “5xFavela” (1962), creadora del Cinema Novo, movimiento cinematográfico influenciado por el neorrealismo italiano y la novelle vague francesa, que retrataba la realidad social brasilera, a pesar de la dictadura que oprimió al país a lo largo de 21 años. Filmada por cinco universitarios de clase media, “5xFavela” retrataba un costado de la periferia nunca antes visto en el cine, transformándose en uno de los pilares del cinema novo brasilero.

Casi 50 años después “5 veces Favela Agora x nós mesmos” (5 veces favela, ahora por nosotros mismos”) es la encargada de mostrar una realidad que a diferencia de las anteriores está íntegramente realizada por vecinos de distintas favelas de Río de Janeiro.
El largometraje es el fruto de un proceso colectivo, surgido a partir de la participaron de cinco organizaciones barriales (entre ellas la Central Única de las Favelas-CUFA-, en la verdadera Ciudad de Dios) y más de 80 jóvenes que mediante talleres de escritura y cine dieron lugar a la creación de historias representativas plasmadas en un “guión democrático” y a una producción cinematográfica hasta ahora inédita en el cine brasilero.

MV Bill, uno de los fundadores del CUFA, ong surgida de la unión de jóvenes de diferentes favelas, que buscaban precisamente posibilidades y espacios para la expresión y el debate.

Sean Penn – Smith

This-Must-Be-The-Place-3
¿En This Must Be the Place (Paolo Sorrentino), Sean Penn homenajea a Robert Smith?
Según he leído la película narra la historia de Cheyenne, un rockero retirado obsesionado con encontrar al criminal nazi que atormentó a su padre en el campo de concentración de Auschwitz y que en la actualidad vive en Estados Unidos.
Choca un poco verlo a Penn en ese look a lo Robert Smith pero al mismo tiempo genera intriga por ver la película.

Le Hérisson

le-herisson-photo-4
Siempre le rehuí a los “Best Seller” o cualquier producto que me lo quieran vender por su récord de venta. Llámenle snobismo, elitismo, boludismo, da lo mismo. Pero ese concepto de porque “millones de personas” lo han leído, escuchado, visto, aclamado, no implica que sea bueno.
Ahora… también es cierto que en el último tiempo he optado por aflojar un poco mi grado de ostracismo (de nivel 5 a 4) contra la “cultura de masas”, y en lo que va del año ya escuché cosas que jamás imaginé, miré películas mega comerciales y hasta leí la saga completa de Stephanie Meyer.
En esa misma línea de libertades me pregunté por qué no miraba Le Hérisson. Pero aún me retumbaba en el cerebro algo que Diana Massis había comentado sobre L’Élégance du hérisson (best seller sobre el que está basado la película). Según ella “los hombres deberían leerlo para que nos conozcan mejor” y eso me ahuyentó.
Al final opté por mirarla y una vez que le di play empaticé con Reneé (la portera gorda, fea y con halitosis) y hasta me llevé una sorpresa con el final anti-Hollywood. Aunque sigo sin entender eso que dijo Massis: “para que nos conozcan mejor”.

Por si le interesa, aqui la consigue.

Eddie Murphy: ¿un actor en baja?

eddie-murphy1

Es sabido que la crítica de espectáculos, al menos en televisión, no existe. La mayoría de los canales se dedica más bien a promocionar producciones vinculadas a sus canales ó bien a hablar de la intimidad de los actores. Algo que siempre termina haciendo Catalina Dugli.

Esta vez con motivo del estreno de Dreamgirls, dedicó un bloque especial de su programa para hablar de la decadencia de Eddie Murphy. Un “actor en baja” desde que había sido encontrado con un travesti diez años tras.

A ella me gustaría decirle, por si ni siquiera se tomó el trabajo de buscarlo en Google, que Eddie Murphy, ese actor en baja al que le podemos criticar películas como The Nutty Professorcomenzó su carrera en plena adolescencia cuando fue contratado por el programa humorístico más visto de Estados Unidos, Saturday Night Live, con tan solo 19 años.

Su estadía en SNL duró una temporada, y así como tantos de sus compañeros, quiso probar suerte en el cine teniendo éxitos de taquilla como Un detective suelto en Hollywood y 48 horas.

Pero ser el tipo más simpático de la tele y el cine era demasiado agotador. El acoso de los fans, tener que estar siempre dispuesto a lanzar su clásica risa a toda persona que se lo pidiera agotó a Eddie por lo que decidió cambiar la fama por la vida en familia.

Y así como Bill Murray resurgió de las cenizas gracias a Sofia Coppola, Eddie comenzó a dar señales de vida con producciones como Bowfinger yShrek que lo pusieron nuevamente en circulación. Pero es Dreamgirls la que parece cambiar el status de Murphy.

En la película, basada en un musical de Broadway sobre un trío de cantantes de mediados de los ´60 al mejor estilo The Supremes, el actor interpreta al cantante James ´Thunder` Early, asumiendo un papel bastante diferente a lo que nos tenía acostumbrados, sorprendiendo a la crítica con un rol dramático y que hasta el momento le ha otorgado tres nominaciones a Mejor Actor Secundario (Broadcast Film CriticsGolden GlobesSag Awards).

¿Y Dugli me viene a decir que es un actor en baja? Give me a break!

Have you ever watched a movie and fallen in love with one of the actors?

2

Lo mío con Vincent Gallo no fue amor platónico a primera vista sino una especie de encantamiento que se fue dando gradualmente. Lo sabía feo y me gustaba. Lo que lo hacía atractivo a mis ojos era la soledad y desamparo que transmitían personajes como Billy Brown. Para mí, de hecho,Vincent Gallo era Billy Brown.

Pero en la vida real, Gallo es todo lo contrario. Un tipo sin tapujos, arrogante y al que no le importa caer mal. A los 16 se fugó al West Side de New York donde conoció a Jean-Michel Basquiat, formó Gray y tocó en el CBGB´S. En los ´80 se hizo llamar Prince Vincent y fue el portavoz blanco del hip hop de Nueva Cork además de manager de los N.Y. Breakers. Es actor, músico, coleccionista, escritor, fotógrafo, guionista, poeta, pintor.

Declara abiertamente odiar a los socialistas tanto como a los hippies y estampa en cada lado la imagen de Ronald Reagan, a quien confiesa haber votado. Dice que el cine de David Lynch es una basura y que Harmony Korine es un enano rico que droga a las chicas para violarlas.

La pregunta que da titulo a este post la hace Vincent en su site, donde busca por medio de la complicidad vender una imagen, o bien a sí mismo.

“Yo Vincent Gallo, estrella de varios clásicos del cine como Buffalo 66 y The Brown Bunny he decidido estar a la accesibilidad de todas las mujeres. Todas las mujeres que puedan pagarme. Por la módica suma de $50.000 dólares más expensas -eso quiere decir que ella debe correr con todos los gastos- cumpliré el deseo, sueño o fantasía de cualquiera que haya nacido naturalmente mujer. Para aquellas que deseen disfrutar de mi compañía por una semana, el precio será de $100.000 dólares. Viejas, pelirrojas e incluso chicas negras pueden tenerme en caso de poder pagar esa suma.
Aconsejo a las potenciales clientas que vean la controversial escena de The Brown Bunny para asegurarse por sí mismas si pueden acomodarse completamente a mí”. –

Además de vender toda clase de chucherías -desde trapos sucios hasta una medalla de su primera comunión- Mr. Gallo ofrece su esperma con algunas excentricidades(?) de por medio.
Toda persona de piel oscura deberá abstenerse pues sólo podrán aspirar a la compra de su jugo las rubias naturales y de ojos azules. Se otorgará un descuento a aquella que pueda comprobar un lazo familiar directo con algún soldado alemán de mediados del siglo pasado y se asegura un bebé sano ya que no existen entre sus ancestros antecedentes de deformaciones ni de enfermedades genéticas. Eso sí, el bebé no podrá portar el apellido Gallo -aunque por ahí se puede llegar a un acuerdo ($$)-.

Entonces, respecto a su pregunta, mi respuesta es NO. Nunca me he enamorado de un actor al mirar una película, pero sí del personaje Vincent Gallo.

Slade Elvis Myers

Jonathan-Rhys-Meyers-as-Elvis-Presley-in-CBS-Television-Elvis-directed-by-James-Steven-Sadwith-2005-6

Cuándo supe que Jonathan Rhys Meyers haría una miniserie encarnando a Elvis Presley jamás pensé que fuese en serio, me explico, creí que sería una especie de parodia o una de esas películas llenas de freakys seguidores del rey. Pero se trataba realmente de una biografía para la televisión, dirigida por James Steven Sandwith, y que parte con un Elvis en estado de pánico a minutos de grabar un especial navideño para la NBC en 1968.

Cuesta enfocarse y mirarla sin acordarse de esos personajes andróginos y malignos que Rhys Meyers ha encarnado tan a la perfección como Brian Slade.  A lo largo de la película esa sensación se desvanece pero amenaza en volver cada vez que Rhys Meyers hace alguna performance – doblaje de las canciones del rey. No tanto porque lo hiciera mal (modulaba moviendo el labio superior, agitaba “satánicamente” las caderas) sino por el desastroso delay entre la música y los labios del actor. Me cuesta creer que ese insoportable error fue justamente una elección consciente.

Si tienen la oportunidad de mirarla, háganlo. No tanto por la historia que probablemente ya la conocemos todos, sino por la interpretación que Jonathan Rhys Meyers hace del Rey del Rock.