Mujercitas Terror

1691604757_d16a045dfa_z
Viernes 23.40, suena el teléfono.- Hola, Andy… ¿Qué estas haciendo? – pregunta Daniela.
– Esperándote.
– Recién llegamos, esto es un quilombo.
– ¿Qué hacen?.
– Y nada… nos quedamos acá.
– Voy para allá.
– Te esperamos.
Lista para salir se larga una inoportuna tormenta de verano pero en primavera, aunque cuando llego a la calle veo que sólo queda una ligera llovizna.Camino al mismo paso de siempre, rápido como el conejo de Alicia en el País de las Maravillas siempre temeroso de llegar tarde. En la esquina de 5 y 49 veo gente, pero sólo me fijo en dos figuras de envidiable cabellera Burtoniana. El alto, entra al local, la otra se aleja entre la oscuridad. Apuro el paso y la veo sentarse en la entrada de un local. Sonreímos. Le digo que“vine a la velocidad de un rayo”, ella ríe mientras se para y nos abrazamos.
“Te trajimos un regalo” dice buscando algo en la cartera y cuando lo veo me siento como una niña a la que después de tanto tiempo portándose bien, finalmente deciden premiarla con eso que hacía tanto pedía. Diez canciones comprimidas en un precioso CD, el primero de Mujercitas Terror. La felicidad existe, pienso. Al poco rato aparece Marcelo harto de esperar a que los heavys de la matiné se retiren a sus respectivos asilos. Entramos al extraño bar donde aún existe el sótano saturado a humedad, óxido y tóxico(?).
No hay nada listo y esto va para rato. Con Daniela ocupamos una mesita en la que nos acomodamos mientras un Helldorado ofrece suficiente bebida para la velada. Daniela termina el flyer de una fiesta por la Noche de los Muertos que comenzó a dibujar en el colectivo, me cuenta algunos pormenores del disco, del fiel seguidor que ahora es parte de Mujercitas Terror, del viaje a Tucumán el próximo Viernes…
Hablamos y me doy cuenta que en realidad compartimos muchas más cosas de las que creía. No sé por qué, pero esa cierta complicidad me hace sentir aún más contenta que hace un rato.Por momentos Marcelo, que va y viene de allá para acá, aporta con sus críticas contra el rock nacional de fondo. La noche parece larga…
“Probemos sonido ahora así van a tener que apagar esa música de mierda”. Cuatro horas después, Mujercitas Terror sube a tocar…
Eran cerca de las 5A.M. El lugar, MUERTO hasta ese momento, dio sus primeros signos de vida. De la nada apareció gente que antes no estaba, los dormidos se despertaron, los borrachos siguieron borrachos y los corazones aburridos y las especies menos aceptadas se unieron al montoncito que bailó hasta las 6hs.
Ellos insisten con que la fiesta no les pertenece…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s